A canción dos superviventes

E cando houbo certeza de que escamparamos de vez, os paxaros foron aos pinchiños ata o centro das pólas e cantaron a canción dos superviventes, co estómago pequeno repleto de mosquitos, coas plumas encrespadas e furibundos contra nosoutras.

Irene Solà: Canto eu a e a montaña baila (Canto jo i la muntanya balla). Kalandraka Editora, 2021
Ilustración de cuberta: CC BY 2.5 Fauna de la Edad del Hielo de Mauricio Antón, Public Library of Science, 2008
Tradución: María Alonso Seisdedos

Biqueira de aceiro

IMG_20210626_111633

Se me viro para a nosa casa, na aba do outeiro, vexo outra clase de movementos, sombras altas que se abren paso, irtas, contra as correntes. Os meus irmáns espertaron, tentean o ambiente. Imaxino a miña nai no fogón, pairando sobre as tortiñas. A meu pai píntoo alombado na porta traseira, amalloando as botas de biqueira de aceiro e enfundando as mans calosas nas luvas de soldador. Acolá embaixo, na estrada, pasa o autobús escolar sen deterse.

Tara Westover: Unha educación (Educated). Hércules de Ediciones, 2021
Ilustración de cuberta: Marcos Viso
Tradución: María Alonso Seisdedos

A fraga máxica

A casona dos avós de Lucas e Mariña tremía.

Era coma se un elefante estivese a bailar claqué no corredor.

―Non é un terremoto ―dixo Mariña, atenta―. Hai algo que se move pola casa adiante!

―Veña, vamos ver que é! ―propuxo Zoe, reloucando de emoción. Foi a primeira en saír ao corredor. Mariña e Lucas seguírona. Entón viron un relampo prateado. Pasou por eles coma un foguete…

Os Rescatadores Máxicos e a trapela a Imaxinaria / Os Rescatadores Máxicos e o aniversario do revés
La Galera, Sau Editorial. 2020
Texto: Sabrina Catdoor / Ilustracións: David Sierra Listón
Tradución: María Alonso Seisdedos

Premio ou castigo?

img_20201203_055759

O primeiro día que saín da casa con pantalóns curtos e pelos (moitos pelos e moi longos) nas pernas, sentinme totalmente vulnerable e eufórica. Non sabía o que ía pasar, pero estaba a romper unha norma moi ríxida. Unha norma que investira horas, diñeiro, suor e bágoas en manter. Sentíame orgullosa da miña decisión e, asemade, ridícula pola cativeza innegable do xesto. Milleiros de mulleres cada día a loitar por causas nobres, nobilísimas, importantísimas, e eu orgullosa por ensinar uns cantos pelos.

Bel Olid: A contrapelo ou por que rachar co círculo de depilación, submisión e autoodio
Edicións Embora, 2020
Ilustración de cuberta: Elga Fernández Lamas
Tradución: María Alonso Seisdedos

El libro que no fue

IMG_20201022_154412

El reo era negro, pero tanto los letrados como el juez y los integrantes del jurado eran blancos. Se le acusaba de asesinato. Tres meses antes, en el entierro de una chica de dieciséis años, el hombre que aguardaba tras la mesa de la defensa, paciente y con las piernas cruzadas, sacó una pistola del bolsillo interior de su chaqueta y le pegó tres tiros en la cabeza al reverendo Willie Maxwell. Trescientas personas vieron cómo lo mataba. Muchas de ellas estaban ahora en el juicio, no para descubrir por qué lo había matado (eso lo sabía todo el mundo en tres condados y había incluso quien se extrañaba de que nadie lo hubiera matado antes), sino para comprender la inquietante serie de muertes que precedieron a esa.

Casey Cep: Horas Cruentas (Furious Hours. Libros del K. O. S. L. L., 2020
Ilustración de cubierta: María Castelló Solbes
Traducción: María Alonso Seisdedos

Pingüinos desnortados

«Avestruz era uno de los cinco pingüinos que habían llamado a la puerta de su casa hacía unos días. ¡Menuda sorpresa se había llevado! Más que nada porque en el Polo Norte no hay pingüinos. ¿Qué hacían entonces ellos allí? Se habían presentado sin previo aviso, como ocurre con los sucesos más extraordinarios. Todos venían enfermos, haciendo cla-cla-cla-cla-cla con el pico. Bubble se encargó de darles medicinas, aunque, en realidad, lo que necesitaban era frío. Al final acabó metiéndolos en su congelador por tandas. Ahora ya estaban todos prácticamente recuperados, salvo Avestruz, que no levantaba cabeza.»

Ledicia Costas: La señorita Bubble. Aventura bajo cero. Grupo Anaya, 2020
Ilustraciones: Andrés Meixide
Traducción: María Alonso Seisdedos

Una especie en vías de extinción

Es un otoño adusto que ataca por anticipado. La aldea acusa también el impacto del descenso de la tempera­tura y se encienden fogones y chimeneas. La evolución humana prosigue dentro de las casas. Charlas, apetitos, enfados y alegrías acompañan las horas alrededor de las mesas o junto a la lumbre. Algunos van al café, cor­tando la niebla por la calle con pasos firmes. Las farolas distribuyen manchas de luz amarilla, blanca y azulada que sirven de telón a todo lo que podría ser visto y está escondido. No hay panorámicas, no hay detalles, sólo a media docena de metros se ve lo que se tiene por delante. Hay ráfagas de viento, pero en nada se parecen a las que traerá el invierno. Esta niebla es más bien un gran algodonar, intenso y cachazudo, que se agita de vez en cuando. Es bien sabido que en las casas no entra y si entra enseguida se arrepiente y se deshace a la entrada de las bocas, al calor de las palabras.

Abel Neves: El espíritu de las vacas (O espírito das vacas). De Conatus. 2020
Traducción: María Alonso Seisdedos

Con fabulación

cuberta-richardharding

 

Ao día seguinte da gran néboa londiniense de 1897, varios membros dun selecto club, The Grill, recompoñen pouco e pouco o crebacabezas dun presumible dobre asasinato. Tras a demorada reconstrución que conforma o relato marco, ateigada de especulacións, testemuños e narracións intercaladas, un xiro inesperado conduce ao que a crítica definiu, de forma unánime, como un enxeñoso final.

Richard Harding Davis: Na néboa (In the fog). Hugin e Munin (2020)

Tradución: María Alonso Seisdedos

 

Pódese consultar aquí a ficha completa e un extracto do libro.

Lila

 

 

 

 

 

 

 

Aurora estaba asustada. Todas as noites, cando o papá volvía á casa, traía con el un monstro. Aurora escondíase debaixo da cama e tapaba os ouvidos para non o escoitar. Pero nin o seu acubillo, repleto de grilandas de luciñas, nin o seu gatiño, que sempre a acompañaba, daban escorrentado os berros daquel ser terrorífico.

María Márquez: O chuvasqueiro de Aurora (El chubasquero de Aurora). Edicions Bellaterra, 2020. Ilustracións: Paco Ortega. Tradución: María Alonso Seisdedos