Secuestrada!

IMG_20200616_125430

Las patas se me hundían en la nieve. Excitado, aspiraba el aire puro y glacial de las montañas en lo alto de un cerro mientras contemplaba la ciudad.
«¡Qué bonita es de noche! ―le susurré mentalmente a Mia―. ¡Todas esas luces…!».
Mi hermana Mia dirigió una mirada fugaz al valle y se rascó una oreja con una pata trasera.
«Cuando averigüemos de dónde sacan las estrellas de colores, ¿volvemos al supermercado?», me preguntó ilusionada.
«¡Ni de broma! ¿O ya no te acuerdas de la que armaste la otra vez?».
Eché a correr a grandes saltos hacia el valle. Solo a Mia se le podía ocurrir pensar en comer en ese momento.

Katja Brandis: Woodwalkers. Amistades peligrosas. Edelvives (2020)
Ilustraciones: Claudia Carls
Traducción: María Alonso Seisdedos

Entre dos mundos

IMG_20200616_125403Mi madre, mi hermana mayor (Mia) y yo atravesábamos el pinar en silencio. Estaba tan emocionado que ni que tuviera hormigas bajo la piel.
«¿Entonces va en serio? ―le pregunté por enésima vez a mi madre en voz muy baja―. ¿Vamos a la ciudad?»
«¡Como vuelvas a preguntármelo, nos damos la vuelta!», gruñó.
Normal que estuviera hasta la coronilla. Nos habíamos tirado las últimas semanas rogándole que nos llevara por lo menos una vez. Ya no nos conformábamos con oír historias sobre los seres humanos. Poco después se detuvo y se puso a escarbar en el suelo con las garras desplegadas, como cuando caza perros de la pradera.
«Nuestro escondrijo con las cosas humanas debería estar por aquí», nos explicó, y enseguida surgió algo brillante y plateado bajo sus patas.

Katja Brandis: Woodwalkers. La transformación de Carag. Edelvives (2020)
Ilustraciones: Claudia Carls
Traducción: María Alonso Seisdedos

Cuando la magia corre peligro…

IMG_20200617_145324

Por encima del taller, en lo más alto del Árbol Eterno, hay un nido de ramas que brillan, entretejidas y forradas de musgo centelleante. En el nido hay unos huevos tan blancos como la más blanca de las nubes, con motas de color azul celeste. Los huevos se agitan, están a punto de abrirse. Unas grietas minúsculas se entrecruzan por la superficie de la cáscara, ensanchándose más a cada temblor…
Enseguida una sombra cae sobre las hojas, y luego otra, y se oye silbar el aire mientras dos caballos voladores descienden en picado del firmamento. Por debajo de ellos, entre tres ramas, se acurran sobre el musgo tres potrillos alados recién nacidos.

Chris Riddell. Crónicas de los caballos de nube. Guardianes de la Magia. Edelvives (2020)
Tradución: María Alonso Seisdedos